Compra en nuestras tiendas

Sistema de vacunación en Colombia

 

Escrito por: Camilo Bolívar
Asesorado por la Dra. Natalia Rincón Agudelo

Más vacunas, menos enfermedades

La salud de tu hijo es tal vez una de tus mayores preocupaciones. Enfermedades, infecciones y accidentes siempre están latentes en el ambiente, pero tener presentes algunas pautas de precaución puede ayudarte a reducir los riesgos y a proporcionar mayor bienestar a tu niño.

Una de las medidas más recomendadas por los especialistas es cumplir el esquema de vacunación durante sus primeros años de vida, pues las vacunas son preparaciones encaminadas a generar en su organismo la producción de defensas específicas contra determinadas enfermedades infecto-contagiosas.

Para tal fin, Colombia tiene vigente un Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) dirigido a niños menores de 6 años, que por su seguridad y eficiencia ha sido respaldado por la Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP) y por la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN).

En el calendario oficial de vacunas del país se incluyen 21 vacunas encaminadas a la protección contra 26 enfermedades. Su aplicación es gratuita y está a cargo de las instituciones prestadoras de servicios de salud pública y privada, sin importar el régimen de seguridad social al que esté afiliado tu hijo. Además hay campañas frecuentes y diversos centros de atención.

Sus ventajas 

En este proceso notarás que aunque la mayoría de vacunas se las pondrán mediante inyecciones, algunas le serán administradas por vía oral. Independientemente de la vía de administración, reportarán beneficios para tu pequeño tanto en el presente como en el futuro, entre ellos:

Menos peligros. Las probabilidades de que tu hijo contraiga las enfermedades contra las que ha sido vacunado se reducirán en un alto porcentaje.

Favorecimiento social. No solo se beneficiará tu niño, también será provechoso para quienes le rodean porque al estar vacunado se evita que sea transmisor de las enfermedades inmunoprevenibles y ayuda a reducir la frecuencia de dichas enfermedades.

Acción perdurable. El nivel de protección suministrado por las vacunas se logra en las semanas consecutivas a su aplicación, aunque para tu mayor tranquilidad es aconsejable completar el número de dosis en los tiempos indicados por el PAI.

¿Y de los efectos?

Seguramente te preguntarás si es posible que las vacunas ocasionen reacciones adversas. Y aunque la respuesta es afirmativa porque algunos de sus componentes pueden generarlas, lo más usual es que estas sean benignas y pasajeras.

Malestar general, fiebre leve, dolor donde se aplicó la vacuna, erupciones locales, enrojecimiento e inflamación, son los efectos secundarios más comunes, aunque en algunas ocasiones pueden presentarse vómitos, náuseas, dolores musculares o diarrea.

Si alguna o varias de dichas reacciones adversas se presentan ya sabes que son normales. Así que procura tener calma, aunque si algunos días después no han cedido consulta con el pediatra.

Para no olvidar

Si tu niño tiene alguna enfermedad, aclara con el especialista si es necesario posponer la aplicación de la vacuna o si no hay inconveniente alguno.

Las primeras vacunas se aplican en las primeras horas de nacido y con ellas recibirás un carnet donde se llevará este registro durante toda su infancia. Por eso es muy importante conservarlo en buen estado y en un lugar de fácil acceso para que sea una guía tanto para ti como para el personal de salud en el desarrollo del calendario vacunal.

En cada cita pregunta por las vacunas que le suministran, las enfermedades que previene, los posibles efectos y las siguientes fechas de inmunización.

Si piensas darle algún medicamento antes o después de la vacunación, como por ejemplo acetaminofén, es recomendable averiguar con el pediatra sobre la conveniencia y la dosificación adecuada para su peso.

Trata de seguir las recomendaciones y cuidados propuestos en caso de reacciones adversas, pero ante todo procura brindarle comprensión y todo tu amor.

Dejar Comentario