Compra en nuestras tiendas

La historia de Mar Laurinha y sus orejas separadas

Escrito por: Otostick

Hoy queremos contarles cómo usando Otostick durante varios meses de manera continua e ininterrumpida, las orejitas de Laurinha se han corregido.

Este caso lo tomamos del perfil público de Instagram de Mae_de_Dupla.

La bebé empezó a usar Otostick a los 7 meses, según su mamá empezó “tarde” pero ella quería intentarlo de todos modos, “lo usé desde los 7 meses hasta 16 meses (1 año y 4 meses). Quería usarlo más pero llegó un momento en que Laurinha no se lo dejaba colocar. Giraba mucho la cabeza y no se lo podía poner. Entonces, decidí parar. Como ya me había dado cuenta que las orejitas de ella no estaban abiertas, dejé de usarlos. Pero dicen que lo ideal es usar hasta los 2 años, porque la oreja de los bebés hasta los 2 años tienen el cartílago suave y se puede “moldear”.

Con respecto a la duración del dispositivo, el tiempo por lo general es de 2-7 días, (es un tiempo aproximado, lo que significa que hay usuarios que les dura más, pero también hay otros que les dura menos), pues hay que tener en cuenta que algunos necesitan un período de adaptación ya que el tiempo depende de las particularidades de cada uno (pH de la piel, tipo de cartílago, tipo de separación, etc.), del estado de la piel y no del adhesivo. A Laurinha “el primer día le duró 3 horas y me desesperé, pues pensé que iba a gastar mucho dinero si seguía así. Hasta que empecé a usar el gorrito que viene en la caja y le duró alrededor de 3-5 días. Cuando las orejitas de Laura se fueron poniendo más “maleables” el adhesivo fue durando más, al final del tratamiento le estaba durando 15 días.”

Otostick Bebé contiene 8 dispositivos y un gorrito, generalmente se usa para dormir pero la mamá de Laurinha se lo colocaba todo el día: “Lo usaba las 24 horas del día, sólo se lo quitaba para bañarla o salir. Ella dormía con el gorro y nunca se lo intentó quitar.”

Finalmente la mamá de Laurinha hace algunas observaciones: “Yo también tenía “orejas de dumbo” y me hice la otoplastia a los 20 años. Como dicen que es genético, estuve pendiente de las orejitas de mis gemelos, aunque me dí cuenta un poco “tarde” de las de Laurinha. Yo estoy feliz de habérselas corregido, ya que no sólo le evité a Laura una posible cirugía plástica, sino también el bullying que podría recibir en la escuela, por ejemplo. Yo nunca sufrí de matoneo, pero sufría mucho porque no me gustaban mis orejas y no me podía recoger el cabello. Una vez que las orejas de Laura se le empezaron a abrir yo le coloqué Otostick, pero estoy segura que si me hubiera demorado más, las orejas se le iban a abrir aún más. Hoy en día, sus orejas no son tan abiertas como para llamar la atención y estoy muy feliz de haber encontrado este producto. Si tienen más dudas, pueden ponerse en contacto conmigo. ¿En lo que pueda ayudar, estoy a su disposición!”

Nos encantó la historia de Mae_de_dupla y que la haya compartido en su perfil público para que los demás vean cómo funciona Otostick. En el siguiente link encuentran el post original:

Si tienes alguna duda, estaremos encantados de atenderlos en babymarket.co. 🙂

Dejar Comentario