Compra en nuestras tiendas

Sobre mi barriguita – La importancia del tiempo boca abajo del bebé

 

Por: Sandra Patricia Aguja Zamora

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, es importante que tu bebé pase ratos de tiempo sobre su barriguita, para que fortalezca sus músculos; sin embargo su directriz es: “boca arriba para dormir, boca abajo para jugar”.

 

Son tan importantes las razones por las que los bebés deben dormir boca arriba, como las que se dan para que pasen ratos boca abajo. El acostar a los recién nacidos sobre su espalda cuando duermen, de acuerdo con la recomendación de la Academia Americana de Pediatría, reduce los riegos de muerte súbita del lactante.

Pero este temor no puede llevarte a mantener a tu bebé siempre en esta posición, es necesario que cuando esté despierto, y bajo tu supervisión, también pase ratos acostado sobre su barriguita para que fortalezca los músculos que más adelante le permitirá dominar destrezas básicas de su desarrollo, como controlar la cabeza, girar, sentarse y gatear.

 

¿Cuándo hacerlo?

Siempre que esté despierto, es conveniente que comiences a acostarlo boca abajo. Seguramente tu bebé se molestará y hasta llorará, pero es necesario que no desistas, porque ese esfuerzo adicional que debe hacer para ver lo que hay a su alrededor es el que le permitirá fortalecer sus músculos del cuello, espalda, hombros, brazos y caderas, así como lograr una mejor coordinación.

Para que se habitúe a esta posición, no lo dejes nunca solo. Lo ideal es que interactúes y juegues con tu bebé. Por eso, acércate, háblale, cántale, hazle muecas o muéstrale un juguete, como sonajeros, tapetes de actividades o juguetes con luces o sonidos, para entretenerlo. La meta inicial es que esté, entre 3 a 5 minutos, de dos a tres veces en el día. Poco a poco, en la medida en que tu hijo se muestre más cómodo y disfrute el estar boca abajo, puedes ir aumentándole el tiempo.

Otra estrategia para que se acostumbre a esta posición, es acostarlo boca abajo en tu pecho, como te tendrá tan cerca, intentará levantar su cabecita para verte el rostro. Como el contacto contigo es lo que más disfruta, con el pasar de los días pasará más tiempo sobre su estómago. Un consejo: prueba a darle un masaje en su espalda, seguro le encantará. Después del mes de nacido, también puedes colocarlo sobre tus piernas y balancearlo suavemente.

 

Descubre el mejor momento

Para que logres la meta, elige el momento ideal para tu bebé. Mientras lo descubres, ten en cuenta que para que se sienta cómodo, evita acostarlo boca abajo cuando esté hambriento, cansado o con el estómago lleno. Si lo acuestas sobre su barriguita y comienza a llorar, motívalo a estar un poco más en esta posición, cuando ya no exista manera de distraerlo más, tómalo entre tus brazos y vuelve a intentarlo más tarde, recuerda que cuando tu bebé no pasa ratos acostado sobre su barriguita es posible que presente retrasos en su desarrollo motor. Con tu paciencia y con mucho amor, tu pequeño tolerará cada vez mejor esta posición.

 

Otro acierto de acostarlo boca abajo

Prevendrás deformidades en su cabeza. Si tu bebé permanece todo el tiempo acostado boca arriba, posiblemente desarrolle el síndrome de la cabeza plana, un punto plano en la parte de atrás de su cabeza. Para prevenirlo, se recomienda que cuando esté despierto, acuestes al bebé boca abajo o lo tomes entre tus brazos, porque así limitarás el tiempo de presión en esta parte de su cabecita.

El riesgo de presentar esta deformidad es mayor en sus primeros meses, y generalmente mejora hacia los 6 meses, cuando el bebé, a causa de su desarrollo normal, comienza a moverse más y a girar y levantar su cabeza. Esta deformidad, causada por la postura, es básicamente estética y no causa problemas en su crecimiento ni en su desarrollo intelectual. Sin embargo, si notas alguna asimetría en la cabeza de tu bebé, para tu tranquilidad, consulta a su pediatra.

Etiquetas:

Dejar Comentario